Siempre que seas parte como consumidor en una relación de consumo tenés, entro otros, los siguientes derechos

Tenés derecho a la protección de tu seguridad y salud. Asimismo deben proveerte toda la información sobre riesgos potenciales para tu salud o seguridad. Las normas prevén una tutela específica al deber e incluyen una obligación de advertir acerca de las condiciones de uso que puedan ocasionar un daño a la salud y/o seguridad del usuario.

Los elementos y servicios deben ser suministrados o prestados en forma tal que, utilizados en condiciones previsibles o normales de uso, no presenten peligro alguno para la salud o integridad física de los consumidores o usuarios. Asimismo, en caso de que la prestación pueda presentar un riesgo para tu salud deben comercializarse en forma tal que se garantice la seguridad de los mismos.

Ejemplo: Si adquiriste un producto alimenticio, éste no puede contener ningún elemento extraño en su interior. 

Las instalaciones de los locales de juego -que suelen ser utilizadas por menores de edad- deben contar con mecanismos de seguridad idóneos que garanticen la protección de la seguridad de los menores.

Todo aquel que provee bienes o servicios tiene el deber de informar a todos los potenciales consumidores acerca de las características esenciales del bien o servicio desde el momento en que es ofrecido al público hasta que finaliza la relación de consumo.

Como consumidor tenés derecho a que el proveedor te suministre en forma clara y detallada, información respecto a las características de los bienes y servicios que provee y las condiciones en que los comercializa.

Ejemplo: 

Al contratar un servicio de telefonía tenés derecho a que te informen las características de tu plan, por ejemplo: cantidad de minutos libres, cantidad de megabytes con los que contás para navegar por internet, precio del minuto para hablar a teléfono fijo, precio del minuto para hablar a otro celular, precio del mensaje de texto, etc. También tenés derecho a ser informado de todos los gastos, comisiones y/o importes que te cobren los servicios financieros.

Tenés derecho a recibir educación e información como consumidor para poder tomar decisiones bien fundadas, y tener conciencia de tus derechos y obligaciones.

En este caso, la información que recibas por parte del Estado y los proveedores te permitirá tomar la mejor decisión posible en relación con tus elecciones como consumidor.

Como consumidor, tenes derecho a que los proveedores te garanticen buenas condiciones de atención, trato digno, equitativo y no discriminativo.

Ejemplo: Los proveedores deberán abstenerse de desplegar conductas que coloquen a los consumidores en situaciones avergonzantes o intimidatorias.

No podrán discriminarte o establecer un precio diferencial entre consumidores nacionales y extranjeros.

El cobro de adicionales y/o compra de un producto para habilitar la carga virtual de un teléfono celular o la tarjeta SUBE se considera práctica abusiva y podés reportarla llamando al 0-800-555-5055 del municipio.

Como consumidor, tenés derecho a que se respeten las condiciones en que son publicitados y ofrecidos al público lo bienes o servicios.

Ejemplo: Tenés derecho a que respeten el precio incluido en la publicidad de un electrodoméstico, en el caso de que quisieran cobrarte un adicional que no estaba informado en forma  clara en la publicidad.

Tenés derecho a que cumplan los descuentos prometidos por los proveedores en una publicidad del bien o servicio que comercializan.

Como consumidor de bienes muebles, tenés derecho a que se te garantice -durante el plazo legal y el pactado con el proveedor- la reparación o sustitución del bien que adquiriste. 

El plazo legal de garantía para productos nuevos es de seis (6) meses. El plazo se cuenta a partir de la entrega del producto.

Ejemplo:

Si compraste un automóvil y presenta fallas de funcionamiento, tenés derecho a que te provean un servicio técnico adecuado para la reparación del bien que adquiriste, debiendo asegurarte el suministro de repuestos para la reparación de dicho bien.

Tenés derecho a que en caso de incumplimiento de la oferta o del contrato puedas pedir la restitución del dinero o exigir el cumplimiento de la obligación. Las cláusulas impuestas por el proveedor que generen un desequilibrio en la relación de consumo son consideradas abusivas y contrarias a la ley.

 

Consumidor es todo aquel que adquiere un bien o servicio para beneficio propio o del grupo familiar, como destinatario final.

Proveedor es aquella persona o empres que comercializa bienes o presta servicios de manera profesional, como por ejemplo una empresa de telefonía celular o una concesionaria que vende autos

La protección al consumidor se da cuando se produce una relación de consumo, esta se refiere a cualquier vínculo entre el consumidor y el proveedor de bienes y servicios.

De esta forma hay relación de consumo tanto cuando estás frente a una publicidad, como cuando adquirís un producto o servicio, e incluso después de celebrado el contrato.

Quedan excluídos de la Ley de Defensa del Consumidor los servicios que prestan los profesionales liberales que requieran de título universitario y matriculación para su actividad, como por ejemplo médicos o los abogados.